¿Eres feliz con tu ocupación?

Todas las sendas son iguales; no conducen a ninguna parte. ¿Tiene corazón este sendero? Si lo tiene, el sendero será bueno. Si no, no sirve. Ambos senderos conducen a ninguna parte, pero uno tiene corazón y el otro no. Uno significará un viaje alegre; mientras lo recorras, serás parte de él. El otro te debilitará. Enseñanzas de Don Juan, autor Carlos Castaneda.

Según el índice de felicidad organizacional (IFO) elaborado por trabajando.com, solo el 35% de los peruanos se siente contento con su trabajo. En mi opinión, nos encontramos en un país donde estamos acostumbrados a la crítica constante, respecto a la forma de trabajo de los jefes, lo cual me lleva a decir que el índice podría ser menor. Sin embargo, la verdad es que muchos de los peruanos no están conformes con su ocupación.


Sergio Fernández en su conferencia “Vivir sin Jefe” mencionó algo muy interesante. Y coincido plenamente con el cuándo dice: “deje de buscar una situación donde ya no necesite trabajar, para buscar una situación donde deje de desear dejar de trabajar”. Es decir, que te sientas tan cómodo con lo que haces, que cada día despiertes deseando hacer lo que tengas que hacer. El haber construido un lugar en el mundo donde sientas que aportas al bien común y ayudas a los demás. A este lugar que uno construye en MOVE le denominamos LA OCUPACIÓN.


¿Cómo se construye la ocupación?

Para entender esta construcción tenemos que partir de dos ideas claves; todos vibramos especialmente con algo y, todos, tenemos un propósito.

Con respecto a la primera idea, todo ser humano especialmente vibra con algo. Ese algo suele ser una actividad que nos apasiona e incluso nos llama la atención desde que nacemos. Aunque piense que su caso es la excepción, no es así. Ahora bien, es posible que aún no lo haya encontrado. A este “llamado interno” se le llama vocación.


En una conversación con Javier Echevarría sobre su modelo vocacional MOVE (Modelo de Orientación Vocacional Estructural). Me explico muy claramente el concepto de vocación e inclusive me sirvió para iniciar una profunda evaluación personal. Dijo “la vocación es una oración, compuesta por un sustantivo y un verbo”. Y esto se entiende de la siguiente manera: el sustantivo es el objeto que nos llama la atención (barcos, casas, libros, ser humano, etc) y el verbo es la acción a la que somos llamados (crear, entender, servir, dirigir, etc). Entonces, la pregunta sería ¿tiene claro cuál es su verbo y sustantivo? Porque este es el punto de partida que nos lleva a determinar que queremos aportar a la sociedad, lo que nos lleva al punto de llegada; nuestra ocupación.


Y con respecto a la segunda idea, lo podemos entender utilizando la observación. Mire a su alrededor y se dará cuenta de que todo en este universo tiene un propósito. Las alas de una mariposa, las hojas de un árbol, el cuello de una jirafa, etc. Por lo cual es descabellado pensar que usted y precisamente usted no tiene un propósito, ya que como pequeña parte de este universo también lo tiene. Y este propósito está relacionado con qué clase de huella quiere dejar a su paso por este mundo.


Así que la fórmula es sencilla, si logras ocuparte en eso que te gusta y que te está alineado a tu propósito, trabajar será una experiencia gratificante.


¿Por qué es importante construir tu ocupación?

Pilar Jericó en su obra "No miedo" habla del síndrome de la felicidad aplazada, el cual se define como el proceso donde sacrificamos la felicidad presente, trabajando a favor de un futuro, confiando o creyendo que todo cambiara. Esto me lleva a la siguiente pregunta: ¿cómo algo que te hace infeliz hoy puede traerte felicidad en el mañana?


Por lo cual la importancia de construir su ocupación radica en dejar de aplazar su felicidad y empezar a identificar las cosas que hacen vibrar su corazón, sea algo grande o pequeño, esto debería constituir unos de los cimientos sobre los cuales debe construir su vida.


Milker Germán Olaya Navas

Consultor en CENTRO PIT y orientador vocacional en MOVE





44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo